Terapia de pareja

Además de tratar conflictos puntuales, la terapia de pareja busca mejorar la forma de relacionarse uno con el otro, potenciar el afecto y el respeto mutuo, fortalecer los vínculos que hacen de la pareja un equipo, y revivir el deseo.

Las relaciones de pareja pasan por distintas fases a lo largo de su historia, y no en todo momento son un camino de rosas. Aún habiendo amor es habitual que existan crisis, conflictos y problemas en la convivencia. Esto es normal, y la fortaleza de la relación se verá reflejada en cómo la pareja gestiona esos momentos difíciles.

El estilo de vida ha cambiado la forma de afrontar las relaciones de pareja, y las estadísticas de divorcio o ruptura son un fiel reflejo de este cambio. Aun cuando la separación y el divorcio son necesarios en ocasiones, creemos que en muchos casos se le puede dar una oportunidad al amor, siempre y cuando las partes involucradas den el paso y hagan por salvar la relación. Es aquí donde la terapia de pareja puede ser la clave del éxito.

¿Cuando es el momento de acudir a la terapia de pareja?

Lo habitual es que la relación o la convivencia vaya deteriorándose hasta que se siente que no se puede más y no se ve salida.

Los problemas más habituales son de comunicación. Por ejemplo en forma de discusiones infructuosas en las que se sufre y se hace sufrir sin llegar a una solución, o la situación contraria en la que cada vez se habla menos y la comunicación acaba por desaparecer. También es frecuente la falta de aceptación de la pareja con todas su particularidades. En una sociedad donde se premia la imposición de los propios deseos, la pareja es un marco en el que un poco de aceptación puede mejorar mucho el grado de armonía y felicidad.

La separación es una opción que siempre esta ahí. Sin embargo el divorcio puede ser un paso duro, mucho más complicado si hay niños pequeños de por medio. La recomendación es acudir a terapia antes de que sea demasiado tarde.

 

La terapia de pareja es cosa de dos

A pesar de que pueda ser uno de los dos quien de la voz de alarma, la otra parte tiene que estar dispuesta a poner de su parte. Existe la posibilidad de acudir sólo para intentar mejorar el estado de las cosas, pero hay que ser consciente de que el cambio será más difícil. También es verdad que la mujer suele estar más dispuesta a dar este paso ya que puede estar en su educación cultural compartir sus emociones y sentimientos o pedir ayuda cuando se compara con la media de los hombres. Sin embargo no significa que el hombre no esté interesado en mejorar las cosas. Aunque en un principio pueda disimular la dependencia por su pareja, una vez en el proceso de la terapia, es muy habitual que se abra y saque a la luz lo que por hábito le cuesta demostrar.

 

¿Cómo funciona la terapia de pareja?

Es probable que ambos decidan hacer cambios en su conducta y estos cambios se trabajan y monitorizan en sesión individual, mientras que en sesiones conjuntas se ponen en común y se afianza el cambio.

La duración de la terapia es variable y depende de factores como el problema a tratar, el afecto, o la disposición que se tenga; pudiendo resolverse en un par de sesiones o requerir de un trabajo más profundo.

 

Precio de la terapia de pareja

Las sesiones personales tienen el coste de cualquier sesión individual, mientras que las sesiones en conjunto tienen un coste en consulta de 55€.

También existe la posibilidad de realizar la terapia en el domicilio, con un suplemento sobre el precio de las sesiones. Esta modalidad requiere el pago previo.

Puedes consultar un listado de precios pinchando aquí.

Puedes realizar el pago previo pinchando en pago de servicios.